Inicio  /   Así se hace el papel

Debes tener instalado Flah Player para poder ver este archivo

Fanapel es una industria integrada desde la forestación de los eucaliptos, en sus 7.000 hectáreas, la cosecha y trozado de la madera, la producción de celulosa hasta el procesamiento para su transformación en papel y su posterior comercialización.

El Papel de FANAPEL

Nuestro proceso de fabricación de papel comprende dos etapas fundamentales y netamente definidas: la obtención de celulosa a partir de madera de eucaliptos y la fabricación del papel propiamente dicha.

Obtención de celulosa a partir de madera de eucaliptos

Los plantines de eucaliptus son adquiridos en reconocidos viveros, para ser luego replantados en áreas ya preparadas para forestar, sin interferir con la flora y fauna nativa.

Durante el proceso de crecimiento -10 años- nuestro departamento Forestal realiza un constante y cuidadoso control; luego estos árboles son cortados, descortezados y clasificados. Terminado este proceso, los troncos son llevados a la Planta Industrial donde serán usados para la fabricación de celulosa y para la generación de energía.

La astilladora convierte los troncos en chips (pequeñas astillas de 2 cm de largo por 1 cm ancho y entre 3 y 4 mm de espesor) que son transportados por una zaranda que los clasifica, separando los chips fuera de medida.

Los chips seleccionados luego de dicha clasificación, son enviados a través de cañerías a un silo de madera, y desde este son llevados por cañerías a un digestor continuo.

Allí son cocidos bajo presión de vapor y componentes químicos con el propósito de separar la celulosa de los otros componentes de la madera.

El licor negro –subproducto de la cocción- es recuperado y reutilizado posteriormente para la generación de energía.

En el proceso de depuración se separan las impurezas que quedan como consecuencia de la cocción de la madera (principalmente nudos y astillas). En el lavado se eliminan los restos de materia orgánica y residuos químicos utilizados en la cocción, de forma de asegurar las condiciones de limpieza de la pulpa.

Así se obtiene la pasta de celulosa marrón. Esta pasta es luego blanqueada en tres etapas mediante un tratamiento químico hasta obtener el blanco adecuado para los papeles de impresión y escritura. Este proceso conocido como TCF (Totalmente Libre de Cloro) utiliza en el blanqueo de la celulosa oxígeno y agua oxigenada, productos totalmente amigables con el medio ambiente: esta es reconocida como una de las mejores tecnologías desde el punto de vista ambiental.

El Papel

Las fibras celulósicas así producidas se almacenan en un silo suspendidas en agua. Por un proceso continuo desde este silo se procede primero a refinar la pasta y luego se compone la fórmula final según el tipo y calidad de papel adicionándose cargas minerales, productos químicos y ligantes, que permitirán la adhesión de las fibras entre sí para formar la hoja del papel. Esta pasta, altamente diluida en agua, ingresa al proceso de formación que se lleva a cabo en máquinas papeleras denominadas “contínuas”.

En esta máquina y sobre una llamada mesa plana de formación, se vierte un chorro plano que a su ingreso está constituido por 99% de agua y solamente un 1 % de la fibra celulósica. Desde allí en adelante el proceso de lleva de forma tal de ir quitando el agua hasta dejar las fibras adheridas, habiendo formado una superficie lisa y uniforme en las condiciones de espesor, lisura, resistencia mecánica, etc. según sean los requerimientos del uso final.

Como explicamos antes ese “chorro plano” se desliza sobre la mesa formadora (ancho tamiz en movimiento continuo) y al llegar al otro extremo de la mesa ha perdido gran parte del agua. A pesar de esto, al salir de la mesa formadora, la hoja tiene aún una humedad del 82%.

Posteriormente pasa por un proceso de prensado bajando la humedad al 60%.

A continuación la hoja avanza abrazando grandes cilindros dispuestos en serie y denominados “secadores”. Estos cilindros están calentados por vapor internamente continuando así el proceso de secado. En esta etapa el contenido de humedad ha disminuido a un entorno entre 4 y 7%.

El papel luego de salir de la “máquina continua” puede ser sometido a un proceso en donde se aplica una o dos capas de pintura. El producto resultante es llamado papel estucado.

Posteriormente al pasaje por la máquina estucadora el papel estucado ingresa a una máquina llamada súper calandra que mediante el pasaje a través de cilindros con presión y temperatura le confiere brillo al papel.

Luego es sometido a presión mecánica entre cilindros de acero denominados “lisadora” para darles el acabado final superficial.

Luego es cortado en bobinas u hojas en el sector terminación. Aquí se realiza el control de calidad final, que se suma al realizado durante todo el proceso de fabricación previa y que asegura el cumplimiento de los requisitos de nuestros clientes.

El papel es cortado según las medidas que se requiera. Luego desde el depósito de Juan Lacaze la mercadería es entregada a los distintos centros de distribución.

Fin del proceso.

Debes tener instalado Flah Player para poder ver este archivo

Fanapel é uma indústria integrada de plantio de eucalipto em seus 5.000 hectares, a colheita e picagem da produção de polpa de madeira até a formação do papel.